Bionsecticidas microencapsulados: nueva tecnología para el control de plagas

El control de plagas representa una parte importante en el manejo integral del cultivo. En la actualidad se usan principalmente productos químicos con el fin de mejorar la producción; sin embargo, de acuerdo con el Censo Agropecuario 2007 (INEGI) se ha registrado un incremento en el uso de productos naturales y orgánicos: de las 496 unidades de producción registradas, 62 recurrieron a la aplicación de insecticidas orgánicos.  Guasave es el municipio más destacado en  uso de esa tecnología, seguido de Rosario y Culiacán.

       Los bioinsecticidas se comercializan en formulaciones convencionales como polvos humectables, suspensiones líquidas, sustrato inerte, etcétera.

       Sin embargo, se están realizando investigaciones para incrementar la efectividad de los patógenos en campo: el diseño de formulaciones microencapsuladas es una alternativa. Estas se hayan formadas del ingrediente activo, rodeado de una matriz que le confiere características como puede ser:

  • Protección contra la radiación solar.
  • Mejor  adherencia de las microcápsulas a la cutícula del insecto o al follaje de la planta.
  • Resistencia al lavado por lluvia o al viento.
  • Estimulante de la alimentación para la mejor aceptación de la plaga, entre otras.

La microencapsulación ofrece resultados prometedores

El diseño de un bioinsecticida microencapsulado incluye la elaboración de mezclas del ingrediente activo con adyuvantes, fagoestimuladores y adherentes, a fin de ofrecer selectividad, biodegradabilidad y capacidad de dirigirse a un rango estrecho de insectos plaga.

       Existen diversos métodos para la producción de microcápsulas: físicos, fisicoquímicos y químicos.

       El método más utilizado es secado por aspersión: es más económico.

       En cuanto a la composición de la matriz microencapsulante se han estudiado diferentes aditivos.

       En este sentido, para Bacillus thuringiensis  se ha probado el almidón de maíz para mejorar la microencapsulación, adición de estimuladores de la alimentación para atraer al insecto plaga, almidón de maíz pregelatinizado con lignina para incrementar la actividad residual y la resistencia al lavado por lluvia.

       La microencapsulación de los microorganismos ofrece resultados prometedores: proporciona  mayor estabilidad a los agentes microbianos  (bacterias y hongos entomopatógenos) y mejora la efectividad tóxica para el control de plagas, por lo que es factible de ser empleados como los insecticidas comunes.

 

Cipriano García Gutiérrez

Mónica Acuña Jiménez

Doctores en ciencias. Centro Interdisciplinario de Investigación

para el Desarrollo Integral Regional Unidad Sinaloa.