Estrategias para el manejo del picudo del chile

En este artículo abordaremos algunas de las estrategias que permitan un manejo integral del picudo del chile, como son el control biológico, el uso de productos biorracionales, prácticas culturales y el químico.

Control biológico

El control biológico es la acción de organismos benéficos que actúan sobre insectos plaga de diferentes maneras: parasitándolos, depredándolos, o bien, causándoles enfermedades.

En el caso del picudo del chile, tiene varios enemigos naturales, entre ellos tres hormigas depredadoras de larvas y pupas (localizadas en frutos caídos): Selenopsis germinata, Tetramorium guineese y Strunell magna. Los depredadores son insectos que atrapan a sus presas, para alimentarse de ellas, y devorarlas.

Otros enemigos naturales del picudo del chile son los parasitoides Bracon mellitor; Catolaccus  hunteri, C. insertus, Zatropis  insertus  y Habrocytus piercei;  además de Pyemotes ventricosis y Pediculoides ventricuosus. Un parasitoide es un insecto que parasita a un insecto de otra especie, deposita sus huevecillos dentro o fuera del cuerpo de su huésped para que, al eclosionar, sus larvas lo devoren, usualmente vivo.

En un estudio de la distribución de Catolaccus hunteri en Sonora  y Veracruz, se identificó que este  parasitoide ataca a 16 especies de curculiónidos y dos de brúquidos.

En un trabajo de detección de parasitoides de larvas del picudo del chile en Nayarit, se encontraron nueve especies de parasitoides. Los más frecuentes, abundantes y con mayores posibilidades de éxito fueron Triaspis eugenii y Pteromalus (Catolaccus) hunteri.

En el mercado, actualmente no existe parasitoide o depredador que el productor pueda utilizar para el control del picudo del chile.

Picudo1


Adultos de Pteromalus hunteri: a) hembra y b) macho, parasitoide del picudo del chile.

Biorracionales

Las estrategias se pueden iniciar con el uso de trampas de color amarillo con pegamento, feromonas de agregación y atrayentes alimenticios para atrapar adultos y detectar el momento oportuno de inmigración del insecto al lote de cultivo. La supervisión tendrá  que ser periódica  y antes o al momento de la floración.

Para el caso de los patógenos existe la posibilidad de usar formulaciones biológicas a base de hongos naturales como Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae, que han demostrado una relativa eficiencia contra el picudo. También es posible la utilización de sustancias insectistáticas (inhibidoras del desarrollo normal de los insectos) como los extractos vegetales de nim, aceite de pescado y ajo, los cuales producen efectos de repelencia, entre otros.

En el caso de los entomopatógenos y extractos es importante seguir con las evaluaciones con el propósito de comprobar su efectividad; existen en el mercado una gran cantidad de ellos, pero son de muy dudosa calidad.

 Culturales

Algunas prácticas recomendadas para el manejo del picudo son:

1)    Cuando seleccione un lugar para plantar un cultivo de chile, evite localidades con infestaciones de picudo.

2)    Practicar reconocimientos de campo semanalmente al inicio del trasplante o antes de la primera floración.

3)    Monitorear al chiquelite (Solanum nigrum L.), otras solanáceas y socas de chile en el área de la plantación para determinar si es necesario una limpieza antes de plantar.

4)    Eliminar los frutos de chile caídos y dañados por el picudo, con el uso de brigadas de saneo.

5)    Destruir socas y hospederas alternantes inmediatamente después del último corte.

Las prácticas culturales tienen como objetivo disminuir la emergencia  de las siguientes generaciones de picudos. Sin embargo, se obtendrán mejores  resultados en la medida que participen la mayoría o todos los productores  de la región con el problema de esta plaga.

Picudo2

Figura 2. Trampa amarilla para atrapar adultos de picudo del chile y brigada de saneo y detección del picudo.

Químico

La aplicación  de insecticidas, de ser necesario, deberá realizarse sólo para controlar  a los adultos, y se sugiere considerar la rotación de acuerdo al grupo   toxicológico a que pertenece, según la clasificación del Comité de Acción contra la Resistencia a Insecticidas (IRAC, por sus siglas en inglés), la tolerancia en partes por millón y los días a la cosecha.

Los insecticidas recomendados y autorizados por la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA, por sus siglas en inglés) para el combate del picudo del chile son los siguientes:

  • Endosulfán (2A organoclorado ciclodieno)
  • Metomil (1A)
  • Oxamil (1A)
  • Permetrina (3A piretroides y piretrinas)
  • Cyfluthrin (3A)
  • Malatión (1B)
  • Clorpirifos (1B)
  • Naled (1B)
  • Lamda-Cyhalotrina (3A)
  • Thiametoxam (4A neonicotinoides)
  • Criolita (MoA desconocido)
  • Clothianidin (4A), entre otros.

 

José Luis Corrales Madrid,doctorado en ciencias.

 Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Sinaloa.